Juguetes para disminuir la ansiedad en niños hospitalizados

La crisis de ansiedad que se conoce como «ansiedad de separación» se presenta frecuentemente en los niños pequeños, y a medida que van creciendo su ansiedad se va modificando y aumentan los síntomas. Los cambios de humor constantes, los berrincehs, una baja autoestima y sentimientos de culpa difíciles de explicar, acompañados de tristeza, revelan en el niño una alteración en el estado de ánimo y por consiguiente se logra identificar que algo no marcha bien en el pequeño. (Galanter, 2011, pp. 76-77)

Manifestaciones que presentan los niños hospitalizados con ansiedad

Durante la estancia hospitalaria el niño entra en contacto con objetos, personas y situaciones desconocidas a las cuales se deberá enfrentar, lo que hará que se desencadene la ansiedad.

Algunas de las manifestaciones más habituales incluyen:

  • El niño se queda quieto
  • Mira fijamente y se queda con los ojos atentos
  • Tiene una actitud de disgusto
  • Hacen ruidos intenso
  • Objetos imaginarios

Alteraciones que puede provocar la ansiedad

Durante la hospitalización los niños pueden llegar a padecer otras complicaciones o enfermedades más graves.

La evolución de la ansiedad sin un buen tratamiento específico puede desencadenar repercusiones negativos en el funcionamiento físico, psicológico, social, familiar y académico en los niños, los cuales van a afectar de diferentes maneras al mismo, no solamente durante su hospitalización sino también al salir del hospital (Ruíz & Lago, 2005, pp. 265).

Algunas de las alteraciones que provoca la ansiedad en el niño:

  • Debilita el sistema inmune
  • Alteración en el sistema digestivo
  • Alteración del sueño
  • Alteraciones del sistema cardiovascular

Estrategias para disminuir la ansiedad en niños hospitalizados

La enfermedad por la que ingresa un individua al área hospitalaria es un factor generador de estrés, y los elementos asociados con ella como: ambiente hospitalario, diagnóstico y el tratamiento pueden incrementar aún más la sobrecarga de tensión, miedo y ansiedad. (Sánchez et al, 2009, pp. 100)

La principal estrategia usada para disminuir la ansiedad en niños hospitalizados es la realización de actividades recreativas, que promueven la recuperación de los niños hospitalizados, haciéndoles su estancia más agradable. (Bermúdez, 2009, pp. 7)

  • Las actividades recreativas cumplirán varios criterios:
  • Las actividades serán útiles para su desarrollo y aprendizaje
  • Deben favorecer los sentimientos de competencia, y deben obtenerse de ellos resultados gratificantes
  • Deber ser divertidos, pero también procurarán estimular la relajación, la concentración y la creatividad
  • No deben ser muy ruidosos, ya que pueden molestar a otros pacientes (Bermúdez, 2009, pp. 8)

Elección de juguetes para las actividades recreativas

Los materiales de los juguetes que se utilicen en el hospital deberán de ser aptos para el niño hospitalizados, sin materiales tóxicos, lavables y que no sean de alto relieve para poder hacer una buena desinfección y evitar la propagación de microorganismos. (Cruz, Hernández & Pérez, 2017, pp. 401)

Los juguetes aparte de ser un medio de distracción y de entretenimiento para los niños, sirven para su estimulación y desarrollo. Además ayuda al niño a relajarse y olvidarse del medio donde se encuentran. (Vargas, Salineros & Vial, 2010, pp. 68)

La elección de los juguetes debe ir acorde a la edad que tengan, debido a que no todos poseen el mismo gusto, los niños más grandes desean juguetes más sofisticados para desarrollar grandes destrezas y habilidades. (Vargas, Salineros & Vial, 2010, pp. 68)

Existen varios consejos para la elección apropiada de los juguetes, los cuales son:

  • Deben ser seguros, es decir, no deben ser elaborados con sustancias tóxicas, no deben producir heridas cortantes o punzantes.
  • Deben estimular el desarrollo del lenguaje y la interacción con los padres o demás familiares
  • Deben ser adecuados para su desarrollo psicomotor, deben ser de fácil manipulación
  • Deben tener contenido valórico, es decir juguetes que no exalten la discriminación y la violencia
  • Deben incentivar a la obtención de logros
  • Los juguetes deben ser durables y lavables
  • Los juguetes deben poseer colores vivos, figuras positivas y tamaño variado. (Vargas, Salineros & Vial, 2010, pp. 69-70)

Tipos de juguetes de acuerdo a la edad del niño

  • Niños menores de 6 meses : necesitan juguetes que le ayuden a descubrir su cuerpo y a distinguir diferentes texturas, formas y colores.
  • Niños de 7-12 meses : en esta etapa el bebé empieza a explorar los objetos y a reconocer voces. Las pelotas, muñecos de trapo, juguetes sonoros, favorecerán también a su estimulación sensorial.
  • Niños de 13-18 meses : los cubos para encajar y apilar, bicicletas con ruedas y cochecitos, ayudarán al niño a desarrollar su destreza psicomotora.
  • Niños de 19-24 meses : los coches, las bicicletas, pizarras, pinturas, instrumentos musicales, muñecas y animalitos, favorecen a desarrollar su motricidad gruesa.
  • Niños de 2-3 años : triciclos, cubos para armar, rompecabezas, pinturas y muñecas, ayudan a trabajar su coordinación visomanual, y destrezas finas.
  • Niños de 3-5 años : bicicletas, pizarras, magnetófonos, cuentos, marionetas y muñecos articulados.
  • Niños de 6-8 años : coches teledirigidos, juegos manuales, de preguntas y de experimentos.
  • Niños de 9-11 años : complementos deportivas, juegos de estrategia y reflexión, audiovisuales, electrónicos y experimentos.
  • Niños de más de 12 años : poco a poco desaparecen las ganas de jugar y van construyendo su propia identidad. Libros, música y vídeo-juegos. (Vargas, Salineros & Vial, 2010, pp. 70)

Artículo extraído del trabajo de investigación de Alda López & Trujillo Gutiérrez, Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Pequeños Abrazos, Grandes Sonrisas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *